Presentación

“La excesiva ambición de propósitos puede ser reprobable
en muchos campos de la actividad, no en la literatura.
La literatura sólo sirve si se propone objetivos desmesurados,
incluso más allá de toda posibilidad de realización”.
Ítalo Calvino (1)


La literatura infantil, marcada, muchas veces,  por el adjetivo que la acompaña, ha quedado sujeta a una representación rígida del destinatario,  sustentada por prejuicios, estereotipos y limitaciones que se traducen en un empobrecimiento de un bien cultural que pretende ser acercado al mismo, en tanto operan censurando temas considerados “tabúes”, formas literarias como la sátira, la parodia, el humor negro, los finales abiertos o negativos, que otorgan amplia libertad a la interpretación del lector. Por eso, el campo de la LIJ, nos exige una mirada alerta respecto a la especificidad del destinatario.  Podríamos pensar esta mirada, como la de aquel niño de la película “El globo rojo”, que en su habitual camino a la escuela, advirtió aquel objeto atrapado en un farol, y se detuvo para hacer algo elevado: subir al farol, para librarlo.- 


Porque el objeto “literatura infantil” se pretende acaso como aquel globo, un objeto que no quiere ataduras, y requiere, acaso, una mirada como la de aquel niño, atenta, elevada, libre, con hambre de aventura y juego…



Afortunadamente, existen actualmente en el campo de la LIJ nuevas propuestas estéticas que  dialogan con otras zonas de nuestra cultura contemporánea, y se abren a todos los niveles y posibilidades de lectura. Este blog, invita a un recorrido por algunas de las mismas. Sin un “para esto”, simplemente “porque sí”… pero con ese “porque sí” al que refería María Adelia Díaz Rönner “amplio, caótico, arrollador; por esa cuestión de prender luces y entrar en sombras que las palabras al hendir provocan, alteran y resuenan. No para enseñar el color y la forma sino para sugerirlo, para ilusionarlo, para materializarlo. Junto al servicio de la voz literaria anda la gratuidad, ese lugar del desorden, de la admisión querible por la que se ponen y modifican las órdenes alfabéticas, ese modo de jugar que nadie sabe como se inicia y que se adquiere en libertad” (2)… en medio de “la infinita desmesura”, porque, al decir de Díaz Rönner, “esa es, precisamente, la medida de la literatura”.

Y porque, a veces, una imagen vale más que mil palabras, Leicia Gotlibowski, aportó su arte a este espacio. Su arte, infinito y desmesurado, que ya se había despertado así, con estas características en los sueños de su infancia, según relató en alguna oportunidad:

"...Alguna vez soñé ser dibujante... poeta, bailarina, pianista, cantante, coreógrafa, pintora, directora de cine, guionista, fotógrafa, diseñadora de modas... Ya más grande, comenzaron a aparecer otras inquietudes y otros medios de expresión: "A los 16 años empecé a escribir y para la misma época me animé a comprar lienzos, acrílicos y pinceles para pintar. Desde chiquita tuve muchos hobbies. Entre otros, hacerles ropa a las muñecas y colorear fotos. También me fascinaban los teléfonos. Los arreglaba por comparación. Abría varios a la vez y recorría el camino de los cables buscando alguno cortado. La comunicación era algo ‘importante’"... 

Realmente la comunicación es algo importante, y porque lo es, y porque lo sabe, probablemente sea que logre expresar así de bien lo que uno desea comunicar...

La infinita desmesura

Sí, ésta es la infinita desmesura que buscaba... una que implicara una mirada que busca y encuentra cosas y más cosas difíciles de definir. Una mirada  atenta, elevada, libre, con hambre de aventura y juego, como ya dije. Una mirada dispuesta a perderse y reencontrarse en un espacio - fondo - imagen como éste, en donde nada se sabe con exactitud qué es, qué forma tiene... y sin embargo uno busca allí entre líneas, dispuesto a descifrar enigmas... dispuesto a leer. Y lo mejor aún, lo que más captó Leicia de lo que andaba buscando, era necesariamente la idea del "vuelo compartido", de "dos que vuelan juntos, en ese espacio abierto, indefinido"... de un lado, quién escribe, bien sea yo o cualquiera de las personas que por aquí pasen a dejar huella, de otro lado, quién se pone a leer, y que es lector y también autor, de su propia lectura. Pero ambos lugares no son opuestos, sino complementarios, no son distancia, sino encuentro... 
Para todos nosotros, entonces, este vuelo compartido a la infinita desmesura, que ahora tienen una leve idea de cómo puede llegar a  ser...

¡Gracias Leicia Gotlibowski por tu desmesurado arte!

http://www.ilustrata.com.ar/
____________________________________
(1) Calvino, Ítalo. Seis propuestas para el próximo milenio, trad. de Aurora Bernárdez,   Madrid, Siruela, 2007.
(2) Díaz Rönner, María Adelia. La aldea literaria de los niños. Comunicarte. Bs. As. 2011.


11 comentarios:

  1. me encanta tu blog tiene frescura y desmesura de la buena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ale, mi cuore agradece tus comentarios!! abrazo

      Eliminar
  2. Ivanna, mis felicitaciones es una hermoso muestra de tu personalidad.....todo destila AMOR y DESPRENDIMIENTO......verdaderamente te admiro......y espero que esos lugares no sean opuestos , ni distancia que sean ENCUENTROS....y en algún momento de nuestra vida poder conocernos.....cariños y recibe mi FELICITACIÓN.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isabel, gracias por tus comentarios... y tu felicitación... ya miraré también tu blog con detenimiento... mucha fuerza en cada meta que te propongas!!!!! adelante!!!

      Eliminar
  3. Excelente publicación... Gracias Ivanna por tu infinito aporte al mundo de la LIJ y a quienes estamos en él.
    Abrazos desmesurados!!
    Laura y Silvina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ay Las Verde Violeta!!!! gracias por estar presentes por aquí... y por supuesto abrazos desmesurados, sí, para las dos!!!!!

      Eliminar
  4. Ivanna, por fin pude hacer al menos una pasadita pequeña pero gustosa de este espacio de una desmesura infinita que tanto empeño, trabajo, pasión y dedicación le pusiste para crearlo.
    Quiero felicitarte. Es hermoso!!
    Sólo con entrar, los colores, las palabras y los universos te invaden.
    Es como la sensación de probar el agua fresca del río con la puntita del dedo gordo del pie. Es saber que hay mucho más allá por conocer, es sentirte bienvenido a zambullirte por completo. Algo, que prometo, haré en breve con mucho más tiempo como el espacio y vos lo merecen.
    Contás conmigo para cualquier cosa que necesites. Felicitaciones!
    Cuando las cosas se hacen con pasión, se nota...y se contagia!
    Vany Klapp

    ResponderEliminar
  5. Vani Klapp!!!!!!!!!!!!!!!!! compañera de desmesuras!, gracias por tus comentarios - tan tiernos -, por haber pasado a darle una miradita - una más, aparte de las cotidianas -, y por todo el acompañamiento.- Abrazo inmenso...

    ResponderEliminar
  6. Hermoso Ivanna!!! Tu blog es como entrar a una casa antigua... con parrales, sol entre las hojas, habitaciones altas y TIEMPO para escuchar, mirar, y compartir con todas las criaturas que lo habitan
    ¡Gracias por esta puerta infinita y desmesuradamente abierta!!!!

    ResponderEliminar
  7. bueno...llegó mi comentario o no llegó?

    ResponderEliminar
  8. Hola Lili, llegó, a este espacio y también al de mi alma, te agradezco tanto tanto... abrazo enorme!!!!

    ResponderEliminar